Uso de Tecnología

Las pantallas forman parte de la vida de nuestros hijos

Según estudios recientes los niños y niñas nacidos en el Siglo XXI empiezan a usar las pantallas, ya sean smartphones, tablets, ordenadores o televisores desde practicamente el momento en que vienen al mundo.

Pero según estudios realizados sobre el efecto de las nuevas tecnologías debemos cuidar mucho esta situación ya que parece que no todo es bueno en el uso de estas pantallas. Nuestra función como padres y educadores es asumir la responsabilidad que nos corresponde y limitar el uso en función de la edad de nuestros hijos.

Por poner un ejemplo la Academia Americana de Pediatría recomienda para los chicos entre los 3 y los 5 años un máximo de una hora con pantallas interactivas y para más mayores un máximo de 2 horas, pero la realidad indica que los chicos entre 8 y 10 años pasan casi 8 horas al día y en el caso de los adolescentes se puede llegar a las 11 horas al día.

A continuación incluimos una entrevista a Dimitri Christakis, pediatra e investigador de la Universidad de Washington que ha publicado casi 200 artículos de investigación sobre cómo las experiencias tempranas afectan a los niños. Aunque la entrevista tiene ya varios años no ha perdido vigencia, es más, incluso puede ser más preocupante.

El problema, según indican lo expertos, es que se opta por emplear estas pantallas para que los chicos se mantegan entretenidos olvidando que lo que se debe hacer es formarles y desarrollar sus sistemas de autocontrol. De hecho se recuerda en ocasiones que ya no existen esos momentos de "aburrimiento" en los que se desarrollaba la imaginación, la creatividad y la comunicación con el resto de la familia. Todo esto lo suplen las pantallas y la tecnología interactiva. Por poner un ejemplo podemos asisitir a como se ha decidido que la mejor forma de viajar para los chicos es ir viendo una película en el coche pero con ello lo que se hace es que la comunicación entre los miembros de la familia no se desarrolle. Pero no sólo hablamos de viajes largos sino incluso del colegio a casa, del colegio al entrenamiento,...

Uno de los problemas que empieza a aparecer, siempre según algunos expertos, es el de la superficilidad. Nos dedicamos a muchas tareas pero en ninguna de ellas ahondamos, de hecho incluso cuando nos surge un problema lo abandonamos y pasamos a lo siguiente. Es habitual entre los adolescentes entrar en sus Redes Sociales, cambiar de una a una, entrar en Whatsapp, para después mirar el correo, y después mirar una página Web, pero todo ello de modo superficial.

En cualquier caso siempre es importante que, al menos durante su infancia, tengamos un Control lo mayor posible sobre el uso que harán los menores de las pantallas interactivas.